A propósito de los 30 años en la Zona Arqueológica Garagay: ¿Celebración o Conmemoración?

La Motivación

Un reportaje sobre el supuesto abandono del Patrimonio Cultural del Perú el último domingo, hizo que mi yo interior me convenza y escriba sobre un tema del cual se ha escrito mucho: la Zona Arqueológica Monumental Garagay que, para los efectos, denominaré en adelante ZAM Garagay.

Existe ingente bibliografía de carácter técnico[1] sobre el tema e incluso alguna relacionada a la situación de las personas que hace 30 años ocuparon la zona que circunda el monumento arqueológico ubicado en San Martín de Porres, al norte de Lima. Por lo cual, estas líneas no se dedicarán a desarrollar el tema técnico.

En el marco de este “aniversario”, que los ocupantes celebran hoy 12 de agosto, encontré un párrafo que nos puede ayudar a entender qué es lo que está pasándonos desde ambas realidades; i) la importancia de nuestro rico patrimonio cultural y ii) el aspecto social, en relación a la situación de las personas: “En cuanto a la diferencia entre celebración y conmemoración, siguiendo la significación original vinculada con ceremonias litúrgicas, cabe establecer que la primera es un acto solemne para alabar o ponderar a una persona o cosa, mientras que la segunda es recordar o evocar a una persona o hecho memorable. En ambos casos puede tomar las características de un festejo. Celebra quien se siente protagonista y parte de lo que se recuerda, en cambio la conmemoración la realizan aquellos que están fuera de los hechos y le rinden homenaje al pasado, sin tomar parte de él [2]. En las dos situaciones se recurre a la memoria, pero con diferentes características, según la relación con el tiempo y el espacio de lo memorado y la identificación de quien memora con los hechos recordados.[3]

Buscando la sensibilización

Por dónde empezar para que este relato sea didáctico y logre el cometido propuesto: sensibilizar a las partes involucradas –y a las que no están involucradas- para reiniciar, más que pronto, conversaciones que permitan abordar el problema de fondo; parece ser que la vida real, es la mejor opción para esta finalidad.

Durante los últimos cuatro años hemos tenido la suerte de conversar con algunas personas que viven en la ZAM Garagay y con los funcionarios del Ministerio de Cultura, entidad rectora y competente para salvaguardar nuestro patrimonio cultural. Las personas que viven en la zona, como es de público conocimiento, al transcurrir de los años han podido, seguramente con mucho esfuerzo- construir casas de material noble, como se aprecia en estas fotos:

foto 1 blog

Foto: Aldo Watanave-Nuevas Tecnologías-Ministerio de Cultura 2015

foto 2 blog

Foto: Facebook Zona Arqueológica Garagay – Fotografía subida a la web el 01.11.2014 [4]

Pese a ello, ni el gobierno local, ni el central han podido o querido hacer mucho por cambiar esta situación. El Ministerio de Cultura, antes Instituto Nacional de Cultura, tiene intentos tanto administrativos e incluso judiciales para evitar que la ZAM Garagay se siga deteriorando, sin embargo ello no se cristaliza aún. Como se ha indicado el 12 de agosto se cumplen 30 años de la ocupación que hicieran un grupo de más de 500 familias en esta zona. Pero, qué los llevó a “ingresar” a la denominada zona intangible, ubicada exactamente entre el muro de seguridad que existía en el año 1985 y el monumento? (Se conoce que sólo unas pocas casas se encuentran dentro del monumento propiamente dicho en aproximadamente 6 metros, las demás casas, se encuentran aproximadamente entre 2.3 y 24 metros de distancia) Después de conversar con algunos de ellos, es posible que “alguien” que no quieren decir quién es, les “vendió” esa parte del terreno, sabiendo además que la zona nuclear del monumento es de propiedad privada perteneciente a la familia Forzonni. Asimismo, hay también otros propietarios en la zona que se han visto afectados por la ocupación, pero que no accionaron legalmente para recuperar su derecho o reivindicar su propiedad. ¿Nada en 30 años? Es decir, estas personas se asentaron en una zona intangible, respetando la propiedad privada (de los Forzonni) pero vulnerando la propiedad del Estado, seguramente pensando que les darían en algún momento una solución a su necesidad de titulación[5].

Contradicciones

Por un lado nos dicen que hay que proteger el patrimonio cultural, que es único, que es uno de los pocos templos en forma de “U” que quedan en Lima, que sus frisos son espectaculares, que su monumentalidad es una de las más increíbles de Lima Norte, ¿Por qué no se hace nada? La respuesta sólo se reduce a la falta de presupuesto? Que el Ministerio de Cultura no tenga plata para hacer un proyecto de inversión pública que ponga en valor la ZAM Garagay por más de 10 años? de 20? o 30 años? Que la Municipalidad de San Martín de Porres no incluya en su presupuesto – a pesar de que les cobra impuesto predial a los pobladores de la zona- ni un sol para por lo menos ofrecer seguridad[6] y limpieza en la zona, es cuestión sólo de presupuesto? Y, que además en cada proceso electoral, los candidatos lleguen y ofrezcan la solución inmediata[7] al asumir el cargo, de una situación que hoy cumple 30 años.

foto 3 blog

Figura 1: Friso Polícromo de Garagay

foto 4 blog

Figura 2: Friso polícromo de Garagay. (Fotos: Lizardo Tavera)[8]

¿Entonces? ¿Por qué nos preocupamos? Por nuestro patrimonio cultural o por la calidad de vida de las personas –que tienen 30 años de asentados en la zona- que no tienen derecho al acceso al agua ni al desagüe, por ejemplo.

Que son invasores, sí es cierto. Que han pasado 3 décadas asentados de manera ininterrumpida alrededor de la ZAM Garagay, también es cierto. Que nadie, ni el Ministerio de Cultura, ni la Municipalidad de San Martín de Porres ni nadie ha hecho algo por cambiar esta situación, también es verdad. Parece una infinita contradicción.

Normativa en análisis

Es importante considerar que la Ley General de Patrimonio Cultural de la Nación dispone que las zonas arqueológicas son intangibles, y que su protección incluye el marco circundante en la extensión técnicamente necesaria para cada caso[9]. El año pasado (2014), el Ministerio de Cultura aprobó el Reglamento de Intervenciones Arqueológicas a través del Decreto Supremo Nº 003-2014-MC, en el cual, lamentablemente, no se dice nada sobre el problema de los asentamientos humanos asentados en zonas arqueológicas.

En efecto, la norma no previó ninguna intervención en bienes integrantes del Patrimonio Cultural de la Nación con fines de formalización de la posesión informal, aunque existen situaciones sui generis que sí necesitan un tratamiento especial.[10] De la revisión de las normas relacionadas con el Patrimonio Cultural de la Nación, se advierten cambios respecto al procedimiento a ser aplicado en las acciones de saneamiento físico de las posesiones informales sobre terrenos que pudieran tener valor arqueológico y monumental – cultural. Ante ello, COFOPRI, ente encargado de la formalización de la propiedad informal, formuló consulta a la Oficina General de Asesoría Jurídica del Ministerio de Cultura, señalando ésta que la Comisión Calificadora de Zonas Arqueológicas ocupadas por Asentamientos Humanos, se desactivó y que por ende resulta inaplicable el Reglamento de Calificación de Zonas Arqueológicas ocupadas por Asentamientos Humanos establecido en el Decreto Supremo N° 017-98-PCM. Resultando, en consecuencia también inaplicable la Directiva N°. 005-2009-COFOPRI, que establece “Lineamientos para la Formalización de Posesiones Informales y Predios Rurales en Superposición con Zonas Arqueológicas”[11]

Ello, ha hecho que COFOPRI, regule lo siguiente en su Directiva Nº 005-2015-COFOPRI, recientemente aprobada: “El Ministerio de Cultura, como entidad competente sobre el Patrimonio Cultural de la Nación, de conformidad con lo establecido en la Constitución y en el ordenamiento jurídico vigente, actuará de acuerdo a sus funciones en los terrenos con valor arqueológico y monumental-cultural, ocupados por posesiones informales. A efectos de continuar con el proceso de formalización, el Ministerio de Cultura deberá opinar de manera favorable[12], señalando la no existencia de restos arqueológicos en el área consultada por COFOPRI[13], precisando la posibilidad de continuar con dicho proceso. Esta opinión deberá estar sustentada a través de un Informe Técnico Arqueológico de dicha entidad, donde se señale la posibilidad de realizar la formalización, total o parcial del área solicitada. El referido informe deberá señalar, de ser el caso, la necesidad de realizar una evaluación arqueológica, delimitación del área que contenga restos arqueológicos o plan de monitoreo arqueológico, según lo previsto en el Reglamento de Intervenciones Arqueológicas vigente. La evaluación arqueológica es el procedimiento mediante el cual se elabora un diagnóstico acerca del contenido cultural, sea en superficie o bajo tierra, de una posesión informal en superposición parcial o total respecto a una zona arqueológica.”

Pareciera que el hecho que no se regule nada sobre este aspecto en el Reglamento de Intervenciones Arqueológicas no es óbice para que exista una luz en el túnel. De acuerdo a lo regulado en la Directiva de COFOPRI, esta entidad tendría que consultar al Ministerio de Cultura si es que existe o no contenido arqueológico en un área que se pretende titular y recién con la opinión favorable, sustentado en un informe técnico arqueológico del  Ministerio de Cultura, COFOPRI podría proceder con el trámite correspondiente que tiendan a la titulación. ¿Este procedimiento se podría aplicar a la ZAM Garagay? ¿Qué significa?

Entidades involucradas y acciones

Dado que el Ministerio de Cultura es el ente rector en lo concerniente al patrimonio, y conforme lo establece la Ley de la materia, su Reglamento y el Reglamento de Intervenciones Arqueológicas, a mi parecer debería ser el mismo Ministerio de Cultura quien en uso de sus atribuciones tenga que instruir a quien corresponda sobre las acciones a seguir para desenredar este entuerto que, por cierto es uno de los más emblemáticos a nivel nacional. Tal vez valga la pena colocar en este punto la definición del carácter “Intangible”, señalado en el artículo 5º del Reglamento de Intervenciones Arqueológicas: “Es aquella condición regulada de los bienes inmuebles de carácter prehispánico integrantes del Patrimonio Cultural de la Nación que consiste en conservar su integridad, encontrándose sujeta a las intervenciones autorizadas por el Ministerio de Cultura sustentada en los fines que señala el presente reglamento, como la investigación, evaluación, rescate, monitoreo, emergencia, así como delimitación, redelimitación, actualización catastral, saneamiento, identificación, inventario, inscripción, registro, protección, difusión, promoción, puesta en valor, gestión, administración, e igualmente proyectos declarados de necesidad y utilidad pública de carácter ineludible”, para el caso específico que estamos abordando hoy, sería una actualización catastral, con el fin de investigar y proteger la ZAM Garagay, dado que existen razones reales y diferentes, tanto técnicas como sociales, que han hecho que la configuración de la zona monumental varíe.

COFOPRI podría consultar sobre el área que sea posible de ser titulada, con lo cual se “liberaría” la zona donde se asienta el monumento arqueológico, evidentemente con los lineamientos técnicos del Ministerio de Cultura, en lo que resulte pertinente.

Según datos del INEI, en el año 2011, se formalizaron 8841 lotes, entre lotes con superposición descartadas en zonas arqueológicas, en zonas de emergencia, en zonas intangibles y pendientes de dictamen[14]. Del 2012 a la fecha no se formalizó ninguna propiedad sobre zonas arqueológicas, de acuerdo a lo señalado en la página web del INEI. Pero, ¿así se quedará el tema?

¿Celebramos o conmemoramos? Parece que dentro de toda esta situación, los ocupantes están celebrando y todos los demás estamos conmemorando, tal como está escrito líneas arriba, sin tomar parte del evento. Muchos criticamos, decimos o escribimos sobre lo mal que lo hace el Estado o el Ministro de turno, pero qué tenemos que decir sobre las soluciones ante esta problemática. Seamos proactivos, pro-positivos, creativos, innovadores. ¡Es posible!

Ahora bien, si bien se enfatiza en el tema de los derechos de las personas (dado que estamos en el gobierno de la inclusión social) y el tiempo transcurrido, no queremos dejar de mencionar la importancia de la Zona Arqueológica Monumental Garagay, no solo histórica sino la de su ubicación (a 10 minutos del aeropuerto), su importancia geopolítica y su potencial turístico cultural, sobre todo si es que se pone en valor o en uso social como le llaman algunos, previa excavación e investigación, sería un monumento que con seguridad traería desarrollo al eje social de Lima Norte. Todos sabemos que no hay que investigar ni excavar demasiado para hacer descubrimientos maravillosos en Garagay, uno de los retos más importantes es incluir de alguna forma a la población. ¿Se podrá?

Cuando terminaba de escribir esta entrada en el blog, se publicaba esta nota en un conocido diario local: Zonas arqueológicas: Contraloría encuentra daños irreversibles en 7 patrimonios.[15]

Leslie C. Urteaga P.

Abogada

Ex Asesora (2012-2015)

Viceministerio de Patrimonio Cultural e  Industrias Culturales

Ministerio de Cultura

—————————————————————————————

Fuentes bibliográficas:

[1] Bonavia, Duccio. Perú: Hombre e Historia, de los orígenes al siglo XV, Lima: EDUBANCO, 1991, p. 197–198.

Druc, Isabelle; Burger, Richard; Zamojska, Regina; Magny, Pierre. “Ancón and Garagay ceramic production at the time of Chavín de Huántar”. En: Journal of archaeological science, 2001, N° 28, p. 29–43: cartes, ill., tab., graph., bibliogr. p. 42–43.

Fuentes Sadowski, José Luis, “Garagay: la sombra del monumento”. En: Tukuy Rikuq: boletín informativo. Lima, 2007; Nº 4.

Ravines, Rogger, “Garagay como arqueología experimental”. En: Matos Mendieta, Ramiro (comp.), Arqueología peruana, Lima, 1979. p. 75–80.

Ravines, Rogger, “Garagay: Un centro ceremonial del período formativo”. En: Los incas y el antiguo Perú: 3000 años de historia, Colección encuentros: Serie catálogos. Barcelona: Sociedad estatal Quinto Centenario, 1991. p. 218–229: ill., bibliogr. p. 229.

Williams León, Carlos. “Complejos de pirámides con planta en U, patrón arquitectónico de la costa central”. En: Revista del Museo Nacional, Lima,1980, T. XLIV, p. 95–110.

[2] El subrayado es mío

[3] Anuario del Instituto de Historia Argentina, 2010, n° 10, p. 137-163. ISSN 2314-257X. Universidad Nacional de La Plata. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación. Instituto de Historia Argentina “Dr. Ricardo Levene”. Dossier: Lo que se cuenta sobre la revolución El Sesquicentenario de Mayo, la memoria y la acción editorial: Memoria e historia hacia 1960, Isabel Paredes. http://www.anuarioiha.fahce.unlp.edu.ar/article/viw/AHn10a06/html  

[4] https://www.facebook.com/huacagaragay/photos/pb.576930289102082.-2207520000.1439312798./576934142435030/?type=3&theater

[5] Tal como sucedió con los asentamientos de Armatambo en Chorrillos, Puruchuco, entre otros, conforme lo establecía el Decreto Supremo Nº 017-98-PCM, conforme lo aplicado por la Comisión Calificadora de Zonas Arqueológicas Ocupadas por Asentamientos Humanos.

[6] Ver este video en YouTube, minuto 8:00: https://www.youtube.com/watch?v=PMMLg0hXELc nota sobre el “arqueolodrogo”, Miguel Ángel Rojas Cisneros, comercializador de droga. Publicado el 11.12.2014

[7] Nadie les dice cuál es la solución inmediata

[8] http://www.geocities.ws/contextos_peru/ctxt1-3.htm

[9] Artículo 1º de la Ley General de Patrimonio Cultural de la Nación.

[10] Por ejemplo aquellos asentamientos que están consolidados, que tienen más de 20 años en el mismo lugar, entre otros criterios.

[11] Según lo indicado en el acápite V de los Lineamientos Generales de la Directiva Nº 005-2015-COFOPRI aprobado por la Resolución de Secretaría General Nº 025-2015-COFOPRI/SG del 17 de julio del 2015.

[12] El subrayado es mío

[13] El subrayado es mío

[14] http://www.inei.gob.pe/media/MenuRecursivo/publicaciones_digitales/Est/Lib1173/cap04/ind04.htm

[15] http://peru21.pe/actualidad/zonas-arqueologicas-contraloria-encuentra-danos-irreversibles-7-patrimonios-2225076 

Anuncios

2 comentarios en “A propósito de los 30 años en la Zona Arqueológica Garagay: ¿Celebración o Conmemoración?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s